GOBIERNO: INFORME ANTIDROGAS DE EE.UU. ES DEMOSTRADAMENTE POLÍTICO

La Paz, 13 de septiembre de 2016. El último informe del Departamento de Estado de Estados Unidos en materia de lucha contra las drogas presenta cifras infladas que no corresponden a la medición técnica y satelital realizada por la Organización de las Naciones Unidas y cae en contradicciones que demuestran una vez más que dicho reporte es reiterada y demostradamente político.

La Paz, 13 de septiembre de 2016. El último informe del Departamento de Estado de Estados Unidos en materia de lucha contra las drogas presenta cifras infladas que no corresponden a la medición técnica y satelital realizada por la Organización de las Naciones Unidas y cae en contradicciones que demuestran una vez más que dicho reporte es reiterada y demostradamente político.

El mencionado documento suscrito por el presidente Barack Obama reconoce que Bolivia es el país con menor cantidad de cultivos de coca en el mundo y que el 90% de la cocaína que ingresa a Estados Unidos proviene de Colombia, país que incrementó su producción de la droga en 30%, pero descertifica a Bolivia y certifica a Colombia.

“Este incremento”, según el Departamento de Estado, “se atribuye al más grande incremento de cultivos de coca en un año en Colombia de la última década”.

“Estados Unidos estima que el área dedicada al cultivo de coca se incrementó en 39% el año 2014 hasta 112.000 hectáreas cuando en 2013 la extensión de arbustos era de 80.500 hectáreas”. 

Pese a esa evidencia científica y los logros de lucha contra las drogas que han sido reconocidos por la Organización de las Naciones Unidas, la Unión Europea y la comunidad internacional, Estados Unidos mantiene empecinadamente su posición política de descertificación a Bolivia.

CIFRAS INFLADAS

El Departamento de Estado “estima que los cultivos de coca se han incrementado a 35.000 hectáreas, un crecimiento del 30% desde el 2013”, cuando en realidad la ONU, organismo con aval internacional de 193 países (incluso de Estados Unidos), para realizar las mediciones y monitoreo de cultivos de coca, ha establecido que la cantidad total de arbustos cultivados en Bolivia en 2015 fue de 20. 200 hectáreas.

El informe del Gobierno estadounidense justifica que la “determinación presidencial se basó en parte, en los esfuerzos insuficientes para desmantelar organizaciones de narcotráfico y controles inadecuados de Bolivia para prevenir el desvío de cultivos ‘legales’ de coca para la producción ilícita de cocaína durante el año anterior”, cuando el promedio de operativos desde la expulsión de la DEA norteamericana, entre 2006 y 205 ha registrado un incremento en 163% y el secuestro de cocaína fue de 253 toneladas, 175% más que las 96 toneladas secuestradas entre 1996 y 2005.

Como consecuencia de esa nacionalización de la lucha contra las drogas, Bolivia ha dejado sin efecto la política intervencionista de Estados Unidos que bajo la consigna de “coca cero” de la época neoliberal arrojó el saldo de al menos 60 muertos y más de 700 heridos graves.

Con dignidad y control social, Bolivia ha logrado situarse como uno de los países con menor prevalencia de consumo de drogas en el mundo, como se puede verificar en el cuadro adjunto.

MÁS CONTRADICCIONES

El informe del Departamento de Estado de Estados Unidos  establece que Colombia aún es el mayor productor de cocaína, heroína y marihuana y que “aunque el Gobierno de Colombia continúa con su tarea de reducción de la producción y tráfico de drogas ilícitas a través de operaciones de erradicación, interdicción agresiva y actividades para la aplicación de la ley, la producción potencial de cocaína pura en 2014, creció en 30% hasta 245 toneladas métricas, 60 toneladas métricas por encima de la producción de 2013”.

En cuanto a Perú, ese informe establece que “se mantuvo como el más grande productor de cocaína del mundo y fue el segundo país con más cultivos de coca, con un estimado de 46.500 hectáreas desde 2014, el año más reciente desde que se tienen datos estimados”, pese a que ONU estableció que esa cantidad de cultivos es de 40.300 hectáreas.

El Ministerio de Gobierno ratifica que continuará con su tarea de lucha contra las drogas para alcanzar las metas de su plan integral de lucha contra las drogas que ha recibido el reconocimiento de la comunidad internacional en base a la evidencia científica de sus resultados.